miércoles, 4 de noviembre de 2015

Precaución Contra las Agencias Matrimoniales de Medellín y otras ciudades de paises pobres

ADVERTENCIA

Este blog está destinado a contrarrestar un fraude que se está difundiendo por la red de internet: EL FRAUDE DE LAS AGENCIAS DE MATRIMONIO y los DATING SITES; por lo tanto, será útil si haces que por lo menos otra persona lo lea.

Si eres mujer y llegaste a este blog porque buscabas una AGENCIA DE MATRIMONIO, tienes que leer todo lo que está escrito acá, para que no te involucren en un fraude. Si eres hombre y llegaste a este blog porque buscabas una mujer latina, rusa, o asiática, también te conviene leer hasta la última línea de esta denuncia, para que no te defrauden de tu dinero.


¿EN QUÉ CONSISTE EL FRAUDE DE LAS AGENCIAS DE MATRIMONIO?

Años antes de la invención del Internet, había ciertos negocios denominados “agencias de matrimonio” en los que cualquier mujer, aunque fuese mayor de 40 años y no bonita, podía inscribirse para que la emparejasen con un hombre extranjero o paisano.

Estos negocios, con el invento del Internet, cambiaron: conservaron el nombre de “agencias de matrimonio” y se convirtieron en centros de burla, ficción y engaño contra los extranjeros incautos que pagan por usar sus supuestos “servicios”, tales como CHAT, correos electrónicos, regalos, etc. Ya no son mujeres mayores de 40 años y poco agraciadas las que buscan estos negocios: son los dueños y administradores de esta farsa los que RECLUTAN mujeres jóvenes y agraciadas, por medio de anuncios clasificados en periódicos mediocres como el COLOMBIANO de Medellín. En uno de estos anuncios clasificados se puede leer “buscamos digitadoras para trabajar cuatro o cinco horas diarias”; en otro, se puede leer “buscamos traductoras para trabajar en agencia de matrimonio; no se requiere experiencia”.

Si eres mujer, sé cauta. Estos anuncios están destinados para reclutar mujeres jóvenes desempleadas y, una vez reclutadas, presentarlas como “mujer dispuesta a casarse con el que sea” en un catálogo virtual de “mujeres núbiles”, el cual es solamente un señuelo para seducir extranjeros a gastar dinero en un Chat cuyas tarifas pueden variar, pero que son tan costosas como cualquier minuto de “sex-chat” o de “línea caliente”. Estas mujeres no solamente son usadas por los administradores de las “agencias de matrimonio”, para que los extranjeros incautos pierdan su dinero en ese costoso Chat, mas también son “explotadas”, porque el dinero que ellas reciben es desproporcionadamente poco con respecto a lo que los dueños ganan.

Estas mujeres “reclutadas” no tienen que conocer el idioma inglés, para entretener a los hombres incautos en el Chat, pues son acompañadas de una persona con conocimientos de este; la cual denominan “traductora”, palabra que no es más que un eufemismo para designar aquella persona que los extranjeros no ven en la cámara Web y que es comisionada con embaucar a tantos hombres cuantos pueda.

Estas mujeres son coaccionadas a mentir: mienten a los hombres que embaucan en el Chat, cuando dicen que están buscando un “marido”; que no les importa la edad, ni el color, ni cuán lejos estén; mienten al decir que laboran como secretarias, auxiliares contables, profesoras, etc.; y mienten al negar que su trabajo es ir a “la agencia de matrimonio” y quedarse allí diariamente de cuatro a ocho horas en un Chat engañoso en el que fingen estar enamoradas de varios hombres simultáneamente; mienten al firmar una “declaración” por la que aseveran que no reciben pago ni bonos por su presencia en la “agencia”. Por el solo hecho de condescender a hacer esa falsa declaración, ya se está incurriendo en un delito de falsedad. Yo fui testigo de este abuso en el que los administradores de la “agencia” amenazaban a estas mujeres “reclutadas” con no darles nada de dinero si no firmaban esa “declaración”.


¿POR QUÉ YO ESTOY CIERTO DE LA EXISTENCIA DEL FRAUDE?

Porque yo colaboré como “traductor” en una de estas “agencias de matrimonio” casi durante un año, y porque sigo investigando todo lo relativo a ellas, ya sean nacionales o extranjeras.

Esta, en particular, tenía o tiene el nombre de “I… Links”, ubicada en la ciudad de Medellín, Colombia. Según su restringida publicidad, ofrece (u ofrecía) a las damas de la ciudad la posibilidad de conocer hombres de otros países, especialmente con fines matrimoniales. Ignoro si el designio original de tal “agencia” era noble, pero puedo aseverar que las responsables de la misma incurrieron en una desdeñable práctica de “usar” a las damas incautamente inscritas, para derivar grandes ganancias pecuniarias mediante engañosas sesiones de Chat.

Las desdeñosas operaciones de esta “agencia” no son independientes, sino dependientes de otra estadounidense; la cual tiene también otras alianzas con otras “agencias matrimoniales” de otros países pobres, especialmente Ucrania. Estos hipócritas de la agencia de Estados Unidos venden (y bien caro) a los norteamericanos y europeos la idea de que estas “mujeres núbiles” se inscribieron para buscar un marido extranjero, desconfiadas de hallar “hombres serios y fieles en sus países pobres”, mientras ocultan y disimulan que, en realidad, las reclutaron por anuncios de periódicos, seducidas con la promesa de una paga quincenal, para que fingieran amor a todos los incautos que pagan por “CHATEAR” con ellas.


¿Qué ocurre cuando una mujer telefonea a la “agencia” con el fin de pedir información sobre esta?

Le responden que es una agencia con muchos años de funcionamiento; que le ofrecen la oportunidad de hallar al hombre extranjero deseado; y que los requisitos son estar soltera (o divorciada), en mayoría de edad y en disposición de acudir a una cita de entrevista con la responsable. Nada sospechoso en esta parte. ¿Pero qué sucede durante esta entrevista? Le confirman todo lo antes dicho; y además le dicen que el método que emplean en la búsqueda es el del “CHAT”. “Tienes que venir frecuentemente a la agencia a chatear coquetamente con los hombres, preferiblemente todos los días. Si no conoces el idioma Inglés, nosotros te acompañamos de uno de nuestros traductores. Este Chat, además, es una oportunidad de ganarte algún dinero, en proporción a la cantidad de hombres que consigas mantener chateando”. Esta es la parte sospechosa y reveladora de la entrevista, porque la mayoría de las damas que asisten a la cita comprenden que el designio real de la agencia es usarlas y por lo tanto desisten de inscribirse. Otras, que aceptan la oferta; que se inscriben; que consienten a que se les haga un perfil con fotos y que comienzan a chatear, conocen a las pocas semanas que el pago que reciben por horas diarias de Chat es arbitrariamente poco.

Cada hombre que chatea con ellas gasta aproximadamente treinta centavos de dólar por cada minuto. Por un minuto de video, gastan un dólar. Esta ganancia es ya para la “agencia” Colombiana o para la agencia norte americana, porque las damas no reciben sino una ofensiva “bonificación” —ellos lo denominan bonificación— cuyo método de deducción es desconocido para las inscritas y para los “traductores”, pero sin duda es arbitrario, como acabo de reseñar.

Desde agosto del 2008 hasta junio del 2009, fui pagado en esta agencia para hacer los servicios de “traducción”. Durante este tiempo, tuve la oportunidad de investigar muchas de sus mañas. La orden impartida era hacer que los extranjeros gastasen dólares en Chat y en regalos para las damas: ese es el principal interés de las “agencias de matrimonio”. Como “traductor”, mi incumbencia no era realmente “traducir”, sino entretener a los incautos, haciéndoles creer que yo era la mujer del perfil o aquella que sonreía ante la cámara Web.

Para que sepas cuán falso es aquello a lo cual son coaccionadas estas mujeres reclutadas, te refiero acá el caso de una de ellas, quien, en el año 2009, con sus 31 años de vida, tenía que fingirse enamorada de varios hombres: uno de los cuales era “loco” y sordomudo; otro, feísimo, con las manos y los pies naturalmente deformes (ambos se suponían ser residentes de Estados Unidos); otro, un sexagenario de Canadá, que usaba prótesis dental; y esto, sin referirme a otra docena de incautos de Estados Unidos y Europa.

Aquel demente sordomudo confesaba que gastaba al menos 800 dólares por mes en esto del “Chat” con su “enamorada colombiana.” Para estas mujeres no importa cuán feo sea el hombre que engañan en el Chat. Nosotros (esta mujer y yo, su “traductor”) trabajábamos hasta 8 horas diarias, repitiendo a todos que ella estaba “enamorada”, haciéndoles creer que cada uno era “único”, y disimulando el verdadero objeto del Chat cotidiano.

El fin de un “Dating Site” es hacerte gastar dólares no solamente en Chats, donde un “traductor” está comisionado para personificar “una mujer”, sino también en viajes al país donde residen las “reclutadas”. Algunas agencias o “Dating Sites” ofrecen “tours” varias veces en el año, como AMOLATINA, con el pretexto de que el extranjero (el embaucado, o el idiota) puede conversar con varias de las mujeres núbiles (las reclutadas) en un solo viaje, como si se tratase de elegir una prostituta en una salón.

Ellas fingen la bienvenida, el interés, y el enamoramiento, con tal que los turistas paguen a la agencia los muchos dólares exigidos por el “tour”; pero, cuando ellos regresan a sus países, ellas se desentienden de “sus compromisos de novias”: venden los anillos que los embaucados les trajeron, continúan ganando comisión por chatear con otros hombres, e inventan pretextos para no consumar el matrimonio prometido.



¿Qué sucede con los perfiles de las damas que desisten de continuar chateando en la “agencia”? 

Si ellas no exigen la eliminación de sus perfiles, estos no serán eliminados de la página Web del Dating Site, porque son secretamente lucrativos: Es como si construyeses o comprases una hermosa casa que abandonas enseguida e indefinidamente, alguien más entonces la usurparía.

Esto que asevero no es conjetural sino real; y para una mejor inteligencia de ello, repito que los denominados “traductores” son personas comisionadas, para hacer gastar dólares a los incautos extranjeros; principalmente, entreteniéndolos en el CHAT, haciéndoles creer que son las mujeres del perfil; y lo hacen a veces en solitario, sin imagen de video, desde alguna de las cuentas de usuarias “abandonadas”.

Cuando el incauto pregunta por la imagen de video, el “traductor” pretexta que la cámara está averiada. Y en muchos casos, las damas nunca se enteran de que están usando sus perfiles para derivar ganancias de esta manera.

Otra manera ilícita de obtener ganancias de un perfil “abandonado” es mediante los correos electrónicos del “Dating site”. Cada carta que un hombre extranjero envía a la “usuaria”, con la esperanza de que ella la lea, cuesta en dólares algo menos que un minuto de Chat, pero cuesta. ¿Para quién es ese dinero producido por estos correos? No es para ti, titular de perfil “abandonado”, sino para “ellos”, los dueños y administradores de las “agencias”. Y aunque, como mujer, estuvieses prestándote al engaño de la “agencia”, tampoco recibirías dinero por el correo enviado desde tu cuenta.

Para ilustrar lo que estoy denunciando, referiré seguidamente el caso de una chica de Medellín, a quien denominaré Gabriela, porque ella me pidió reservar su nombre real. Pues bien, Gabriela, en el año 2006, siendo estudiante de universidad, y queriendo conocer amigos extranjeros, sin ningún interés de casarse, se inscribió incautamente en una de estas agencias, una tal L. A. Dreams, ubicada en el barrio Poblado de Medellín. Ella cometió el error de inscribirse; pero peor que eso, hizo negligencia del perfil que los administradores de la “agencia” instituyeron en su nombre; es decir, ella nunca usó la página de DATING SITE para chatear, o para escribir correos con extranjeros. Sin embargo, de la “agencia” la contactaron telefónicamente dos veces, para decirle que dos extranjeros querían encontrarla personalmente después de un proceso previo que ellos, los administradores de la “agencia” habían comenzado sin su consentimiento. Cuando yo hablo de un proceso previo, estoy significando que la gente de la “agencia” escribía correos y chateaba en nombre de Gabriela (ganando dólares en nombre de ella). 

El siguiente error de Gabriela fue cohonestar implícitamente la conducta de usurpación cometida por los administradores de la “agencia”, al consentir aquel encuentro que ellos le proponían, en vez de reprocharlos por haber usurpado su perfil. Gabriela me aseveró que salió con los dos extranjeros, pero que esos encuentros no trascendieron a nada más. Supongo que ninguno de los dos era interesante, como para sostener amistad con ellos.

Este testimonio podía haber acabado acá, pero algo peor sobrevino a Gabriela cuando, en el año 2010, los farsantes de la “agencia” la contactaron nuevamente, para decirle que un estadounidense quería encontrarla personalmente. Era algo que ella no aguardaba, porque suponía que su perfil estaba inactivo. Como yo dije al principio de la narración de este caso, Gabriela solamente quería hacer amigos y, eventualmente, conocer algunos hombres que pudiesen invertir capital en un proyecto que ella había honestamente elaborado. El dueño o administrador de la “agencia”, un tal Juan, la persuadió al encuentro con el estadounidense, con la patraña de que este solamente quería convertirse en socio capitalista de su proyecto. Lo que ella no sabía, y que Juan ocultó, era que el sexagenario estadounidense ya la consideraba su “novia” sin ella haber iniciado correspondencia alguna con él, porque los traductores de la “agencia” y el mismo Juan, habían instituido aquella ficción del enamoramiento, usurpando su perfil, e incluso, usurpando fotografías de la página de Facebook de Gabriela, para enviarlas al sexagenario.

En consecuencia de aquel engaño iniciado por la gente de la “agencia” de Medellín, Gabriela se reunió con el estadounidense seis o siete veces, entre febrero de 2010 y marzo de 2011, con la supervisión de la gente de la “agencia”, la cual le prohibía intercambiar números telefónicos y cuentas de correos con el hombre en mención. De no ser porque el hombre no sabía el idioma español, y que ella mal conocía el inglés, quizás la farsa perpetrada por Juan y sus “traductores” habría sido contrarrestada por las verdades de Gabriela y del sexagenario. Este último comenzó a enviar dinero a Gabriela, supuestamente en calidad de capital para su proyecto, pero también regalos costosos, ropa de diseño, flores. Lo del dinero estaba bien, porque ella pensaba que el sexagenario era el único hombre interesado en invertir capital en ese proyecto; pero los regalos eran impertinentes, porque ella no le había manifestado más que un interés de socios. Preocupada por esto de los regalos, Gabriela preguntaba a la “traductora” de la “agencia” qué pensaba su socio sexagenario sobre ella, y esta respondía disimuladamente que “todo está bien. Él confía en ti”, en vez de confesar que ella, la “traductora” y su jefe, Juan, se estaban lucrando de un chat en el que Gabriela nunca había participado, y por medio del cual habían hecho creer al sexagenario estadounidense que Gabriela estaba enamorada de él.

Una vez, Gabriela recibió un ramo de flores de aquel incauto hombre, en el cual este había escrito una frase que la aterrorizó: para mi futura esposa. Esto ya era demasiado: ella no estaba buscando un esposo. Alguien tenía que explicarle por qué esta supuesta sociedad capitalista se estaba convirtiendo en una prematrimonial, y ese alguien tenía que ser Juan, el dueño de la “agencia”. Como era diciembre, mes en el que la mayoría de las personas de estos países tercermundistas cesan de trabajar, nadie le respondió. Al mes siguiente, la respuesta de la “agencia” a su queja consistió en algo displicente: la inculpaban de aquella pesadilla por haber recibido dinero del sexagenario, lo cual equivalía a negar que ellos, Juan y su “traductora”, tuviesen parte en el problema.

Con tristeza por la hipocresía de Juan y de su “traductora”, y con temor de haber causado un daño en un hombre incauto que deseaba una esposa latina, Gabriela contactó al sexagenario y le aseveró que ella nunca le había hecho promesas matrimoniales, que ella nunca había usado aquel perfil, y que ella nunca le había enviado fotos. El hombre, airado e indignado, la demandó por fraude. Ella, aterrorizada y traicionada, tuvo que devolverle todo el dinero y los regalos que él había enviado. Y en este proceso deshonroso, ella conoció que el sexagenario había enviado el dinero para lo del matrimonio, no para lo del proyecto comercial, como los farsantes de la “agencia” le habían hecho creer. Peor que eso, como si fuera poca la displicencia causada por la falsedad de Juan y de su “traductora”, Gabriela tuvo que cambiar de domicilio, porque el incauto sexagenario la había seguido hasta su casa.


¿CUÁL ES MI CONSEJO PARA LA MUJER QUE BUSCA UNA AGENCIA DE MATRIMONIO?

Si tú buscas una agencia de matrimonio para que te emparejen con un extranjero, y lo que encuentras es una oferta para chatear mercenariamente, y fingir que estás enamorada de hombres añosos y feos, no te prestes a ello, porque pueden involucrarte en un proceso penal internacional por fraude.

Hay una gran connivencia con estos negocios fraudulentos: como dije arriba, impresos y diarios mediocres, como el COLOMBIANO, son empleados para reclutar las mujeres mediante los anuncios clasificados, sin que los dueños de estos diarios se molesten en mandar a investigar de qué se trata.

Los administradores y dueños de estos fraudes no solamente abusan de tu imagen y de tu trabajo (mientras ellos se ganan 100 dólares, tú recibes apenas el equivalente de un dólar), sino que además te coaccionan a que embauques más hombres de los que tienes en el CHAT.

Si eres mujer y piensas alguna vez usar una "agencia de matrimonio", nunca olvides que una "agencia de matrimonio seria" no tiene que obligarte a usar el Chat como un cebo para que hombres incautos del exterior enriquezcan a la "dueña"; ni te ofrece una sesión de fotos gratuitas. Estas fotos pueden ser usadas sin tu consentimiento para seguir derivando dinero de su explotación.

Si hay una “agencia de matrimonio” real en Medellín, que no emplee el engaño, como aquel del CHAT, puede escribirme, para que yo, previa investigación, la refiera en este blog como una excepción del fraude.


¿CUÁL ES MI CONSEJO PARA EL HOMBRE QUE BUSCA UNA MUJER EXTRANJERA?

Si tú opinas que las mujeres latinas y de otros países pobres son mejores que tus conciudadanas, no seas TONTO gastando tu dinero en los Chats de las “agencias de matrimonio” y los “DATING SITES”: aquella que te dice en un Chat que tú eres el hombre que ella buscaba desde siempre, no solamente es un engaño para contigo, sino también para otros incautos con los que ella y su traductor está chateando simultáneamente. 

No atiendas a las falsas declaraciones firmadas en las que las mujeres declaran que no reciben pago ni premios en la “agencia de matrimonio”, porque estas mujeres fueron coaccionadas a firmarlas con la amenaza de que no recibirían pago si no lo hacían.

El dinero del que “las agencias de matrimonio” te defraudan lo puedes emplear en viajar a cualquiera de estos países tercermundistas; y una vez estés de turista, podrás adular personalmente a cualquiera de las mujeres que encuentres, para enamorarla.

RECUERDA: SON CIENTOS DE PÁGINAS FRAUDULENTAS QUE SE DENOMINAN DATING SITES, conectadas con “AGENCIAS DE MATRIMONIO”, en las que sospechosamente el 95% de las mujeres son "agraciadas" y jóvenes”, como "RUSSIANLOVEMATCH", "HOTRUSSIANBRIDES" "AMOLATINA", "LATINLOVEAVE", "AN FOREIGN AFFAIR", ETC.
Basta que digites “DATING SITES” en un buscador como GOOGLE, y hallarás decenas de ofertas fraudulentas en las que “lindas mujeres núbiles” están aguardando a ser contactas en el Chat para hablar de matrimonio con cualquiera, por muy feo y senil que sea. Su sofisma común es “las mujeres más bellas de latino América y de Rusia, buscan hombres como tú.

Basta que digites “AGENCIAS DE MATRIMONIO” en ese mismo buscador, y hallarás decenas de ofertas engañosas de agencias locales que trabajan para "AMOLATINA", "RUSSIANLOVEMATCH", "HOTRUSSIANBRIDES", etc.

Las páginas WEB de estas agencias locales consisten principalmente de este falso incentivo: “hombres de Estados Unidos y de Europa, adinerados o de clase media alta, buscan mujeres como tú.”

Si eres hombre, sé cauto. Si estas ofertas fuesen verdaderas, la mayoría de las mujeres serían poco “agraciadas” y muy añosas. Pero, en esto del fraude de los “DATING SITES” y de las “agencias de matrimonio”, los dueños y administradores emplean mujeres jóvenes y agraciadas, como si se tratase de una oferta de “prostitutas de lujo” en vez de una “agencia de matrimonio”. Es un negocio que se extiende poco a poco y cuya publicidad y métodos de reclutamiento puedes reconocer fácilmente.

Muchos creen que este fraude es cometido exclusivamente por chicas rusas; pero lo que se está evidenciando es que las chicas de América latina y las de Asia se están prestando para esto.

TE REPITO: NO TE DEJES ENGAÑAR. En estas páginas de DATING SITES hallarás un aparte en el que te aseguran y te prometen que están "blindados" contra el fraude que puedan cometer sus "chicas inscritas"; pero esto es parte de la patraña que asumen para atraer "hombres incautos".

Es posible también que halles "testimonios de mujeres que se casaron"; pero lo que no hallarás es que esas mujeres se casaron por el solo interés de salir de sus países pobres, y que una vez salieron y obtuvieron la nacionalidad extranjera, se divorciaron de esos pobres idiotas a los que embaucaron durante semanas en el chat.

Aunque estos negocios se denominen AGENCIAS DE MATRIMONIO, su objetivo no es ese, sino conseguir dinero con un engaño que se hace más sofisticado según las sospechas y las denuncias contra estos se propagan. Si un matrimonio resulta de los “servicios” de la agencia, es un hecho excepcional.

Es tal la sofistería de AMOLATINA, de RUSSIANLOVEMATCH, de HOTRUSSIANBRIDES, etc., que si pudiesen ofrecerte un millón de dólares como garantía de que sus “inscritas” son reales, y que no reciben “pago”, los ofrecerían, porque están asegurados contra cualquier “investigación policial”, mediante muchas patrañas, como aquella de las falsas “declaraciones” que suscriben las “inscritas” bajo la amenaza de que, si no lo hacen, no recibirán pago. 

Un hombre tiene que ser muy TONTO para no sospechar que esas “bellas jóvenes”, cuyas fotos se exponen en catálogos virtuales, con cursilerías comunes como “busco hombre serio, la edad y la distancia no me importa”, son un señuelo para apoderarse del dinero que tú, hombre extranjero, gastas en el Chat, en correos, en “regalos”, en el viaje que hacen para “reunirse con ellas”.

No indagues si las fotos de estas “mujeres jóvenes” son copiadas de las muchas que están disponibles gratuitamente en la red, porque no hallarás algo ilícito en estas. El fraude se comete es cuando te “garantizan” que ellas no reciben dinero en calidad de comisión por chatear; el fraude se comete es cuando te “venden” flores, cadenas de oro, muñecos, etc., porque, en lugar del regalo que ellos “prometen” entregar, ellas reciben dinero, aproximadamente el 5% de lo que pagaste por ese “supuesto” regalo.

El fraude se comete es cuando recibes un correo redactado en nombre de alguna de ellas, por ejemplo, en nombre de “SweetMartha”, cuyo contenido es algo como “Hello, baby. I dreamt of you last night… bla… bla… bla…”: lo malo no es la cursilería del correo, sino que SweethMartha no lo redactó, sino un “traductor”, el cual lo envió a otros cincuenta usuarios del DATING SITE, en nombre de varias de las mujeres, para que aquellos gastasen dinero en responderlos.

El fraude se comete al comisionar a estos “traductores” para que “conversen” contigo, hombre extranjero, en el Chat, en nombre de SweethDiana, mientras Diana está realmente o en la cocina de la agencia chacoteando con las otras compañeras, o en su casa, ignorando que están usurpando su perfil y sus fotos.

Te advierto esto por mi experiencia en el negocio, no por haberlo leído ni oído de otras personas: durante el tiempo que trabajé como “traductor” de una de estas agencias locales acá en Medellín, el 95% de las mujeres que asistieron a la “agencia”, lo hicieron por la engañosa promesa de que recibirían una paga por sus horas de Chat, no porque estuviesen interesadas en un marido extranjero. La mayoría de ellas desistieron de la aventura laboral una vez recibieron la primera paga, o recibieron ninguna, pero sus fotos CONTINÚABAN en el catálogo virtual, como un medio para atraer incautos a la trampa.

Si después de leer esto, aún no estás convencido del fraude al que estas “lindas mujeres” son coaccionadas, entonces puedes leer mis memorias de ¿Quiénes eran esos hombres del Chat? ¿Cómo hicimos para engañar a estos hombres?

Puedes también escribirme y puedo entregarte evidencias de este fraude, o aconsejarte contra algo en particular. Pero no me escribas para amenazarme, porque soy INMUNE a las amenazas.

Muchas verdades, cuando son denunciadas, tienen sus detractores; y son estos quienes siempre buscan en el “derecho” un medio para estorbar su publicación o propagación: algunas personas pretendieron intimidarme, diciendo que me iban a someter a procesos penales por lo que hago; sin embargo, las amenazas me motivan para seguir aprovechando en mi propósito.

Exhorto a los lectores (lectoras) de este blog a estar atentos (atentas) contra este fraude, en el cual los embaucadores involucran mujeres pobres y desempleadas de países latinos, asiáticos y de la Ex Unión Soviética (especialmente de Ucrania.)

Mi correo es lamore_sia_con_te@hotmail.es


ATENCIÓN: a petición de algunas personas, entre hombres y mujeres, que me han escrito, para aconsejarse conmigo sobre agencias de matrimonio serias, y para sugerirme la institución de una, y conociendo yo ninguna hasta ahora, he decidido mediar para emparejar aquellas y aquellos que quieren emparejarse. Lo único que has de hacer es enviarme tus datos, como edad, país, correo, aficiones, una foto tuya, y una relación de lo que esperas hallar en esa "otra persona" que ha de complementarte. Responderé solamente a personas serias.

La página que estoy construyendo para suplir esa intermediación es esta:
www.enamorantes.blogspot.com



OTROS SITIOS EN LOS QUE PUEDES HALLAR INFORMACIÓN SOBRE EL FRAUDE DE LAS AGENCIAS DE MATRIMONIO:



A propósito de engaños perpetrados a través de medios de comunicación como la radio, la prensa y la Internet, no sería superfluo mencionarlos en este sitio, para que otras personas queden advertidas de los mismos. Hay algo común en todos ellos: prometen hacerte ganar dinero o emplearte en un buen trabajo. En el primero de los casos, si aquello que se ofrece como una “oportunidad” de hacer dinero fácil fuese verdadero, ¿por qué, entonces, se molestan en gastar dinero en anuncios mediáticos, en los cuales venden la “fórmula”? ¿Por qué no se reservan el “secreto” para que les sea más productivo de riquezas?

En el segundo caso, si aquello que ofrecen como empleo estuviese exento de “malicia”, ¿por qué, entonces, no lo ofrecen a los familiares y se ahorran el dinero que cuesta el anuncio?
Que nadie se fíe de un anuncio en el que se ofrecen “fórmula, secretos y empleos” que cambiarán su vida: está constatado que ningún medio de comunicación investiga lo que sus clientes ofrecen como productos y servicios, aunque algunos de ellos, por esa “cosa” asquerosa que denominan “moral”, denieguen la admisión de ciertos servicios relacionados con artes eróticos. El hecho de que estos anuncios de “fórmulas, secretos y empleos que cambiarán su vida” estén contenidos en medios de mucho prestigio, como Google, Yahoo, el Colombiano, Semana, no los hace fidedignos.

Bien conocidos están los engaños en que “indios” y “parapsicólogos” alardean, en radio, volantes y otros medios baratos, de sus “facultades” para curar enfermos, conjeturar acertadamente lo que sucede a una persona y señalar qué números quedarán en el sorteo de una lotería. Uno tiene que ser muy “ingenuo” o “incauto” para ser seducido por estas ridiculeces. Si estos hombrecillos y mujerzuelas que se arrogan tal “facultad” pudiesen acertar siquiera una vez al premio de la lotería, no estarían trabajando como “superhombres” en horarios extensos y en un local arrendado, al cual llegan en taxi o en un carro propio pero viejo, sino vacacionando lejos de la miseria conciudadana.

Algo menos conocido que el engaño de la “parapsicología”, pero que se está comercializando mucho en Internet, es “¿CÓMO GANAR DINERO DESDE CASA?” “¿CÓMO GANAR DINERO POR INTERNET?” Donde quiera que halles estos engañosos titulares, desconfía: detrás de éstos hay más de una trampa. Cuando no es una pirámide de productos de “embellecimiento” o de “adelgazamiento”, en la cual tendrías que iniciar o seducir a otras personas para poder ganar algún dinero, es meramente la venta de una lista de supuestas empresas internacionales que te pagarían mucho por nada más que llenar encuestas o por revisar cuentas de e-mail. Estas listas tienen un costo de entre 40 y 100 dólares.
Esto de las “pirámides de productos” es algo fastidioso que no solamente se ofrece engañosamente en Internet, sino también en los “anuncios clasificados” de empleos de ciertos periódicos. ¿CÓMO RECONOCERLOS? Muchos de ellos comienzan con la palabra ASESOR, o SE NECESITAN ASESORES COMERCIALES, o TRABAJE TIEMPO PARCIAL O COMPLETO Y GANE EN DÓLARES.

Para mayor inteligencia de estos engaños sobre ofertas de EMPLEOS, dejo este ENLACE.

Arriba cautelé a los hombres contra el uso de los “DATING SITES” o “AGENCIAS DE MATRIMONIO DE MEDELLÍN”. Me es oportuno mencionar también otro negocio fraudulento en el que se emplea el Chat. Si eres hombre y una supuesta mujer desconocida y linda te propone chatear, desconfía. Hay empresas que venden MEMBRESÍAS para acceder a productos y servicios eróticos. Las MEMBRESÍAS son legales, pero el método para venderlas son tan fraudulentos como los de las “AGENCIAS DE MATRIMONIO”: entrenan hombres y mujeres para fingir que son “lindas mujeres” en el Chat, y para vender tales membresías. Cuando el hombre pide una prueba de que están CHATEANDO CON UNA MUJER LINDA, entonces los entrenados emplean un SIMULADOR DE VIDEO con el cual reproducen el video de una mujer muy SEXY. Recuerda esto siempre: hay personas que, con UN SIMULADOR DE VIDEO, te pueden embaucar hasta hacerte creer que son mujeres las que aparecen en la cámara WEB.